martes, 14 de febrero de 2012

LA POLÍTICA Y LA PRÁCTICA PROFESIONAL DEL INGENIERO DE RECURSOS NATURALES Rengel-Avilés, Luis Enrique

Prof. Luis  Enrique  Rengel  Avilés
UNELLEZ. Vicerrectorado de Producción  Agrícola
Asociación de Estudiantes de Recursos Naturales (ASEIR)
Semana del Estudiante de  Ingeniería de los  R.N.R.
Guanare, 06 al 10 de febrero de 2012.
  

LA    POLÍTICA   Y   LA    PRÁCTICA    PROFESIONAL  DEL  INGENIERO  DE  RECURSOS  NATURALES
(Conferencia  Magistral)



Luis  Enrique  Rengel  Avilés.

Saludando a  todos  los  presentes  deseo  ante  todo  expresar  mi  agradecimiento  a  la  Asociación  de  estudiantes  de  Ingeniería  de  R.N.R.  por  la  honra  que  se  me  ha  dado al  permitirme  expresar    las  siguientes  ideas.

Deseo  aclarar  desde  un  principio  y   hacer  énfasis  en  un  concepto,  al  expresar  el  término  POLÍTICA  no  estoy  haciendo  referencia  en  lo  absoluto  a  practicas  proselitistas,  ni  menos  aún  a  la  defensa  de posición  partidista  alguna.  Al  decir  política  estoy  considerando  los  lineamiento  expuestos  por  el  filósofo  griego   ARISTÓTELES  en  el  s. IV  A.C.,  según  los  cuales  se definía  a  los   “principios, la  ordenación  de  las  funciones   que  representa  a  La  Ciudad-Estado-Nación-Sociedad (Πόλις)  en  especial  de  la  Suprema  Autoridad  de  su   Cuerpo  Cívico”,  o  también   a  la  “organización  de  los  oficios  que  todos  se  distribuyen según  el  poder  de  los  que  participan” (La Política, Libro IV, 1290a).  Se  podía  señalar   así  tantas  políticas  como  cuantas  instituciones   existiesen.  Y  siguiendo  la  concepción  de  su  maestro  PLATÓN  (La República  o  El  Estado, Libro III, 395),  referente  a  la  división  del trabajo,  la   gestión  política  era  una  función  exclusiva  de  los  altos  funcionarios  públicos,  los  Arcontes  (άρχων). 

Por  otro  lado  política  no  era  solamente  la  organización  jerarquizada de  las  diferentes  funciones,  sino  también   su  práctica  y  un  estilo  de  vida  que  debían  tener  todos  las  personas  que  cumplían  dichas  funciones (πολιτικός),   correspondiente  a  un  ideal  específico  dentro  de  un  orden  moral   definido  (Ibid, 1295b).

Retomando   este  concepto de  Política (Πολιτεία)  en  el  presente,  podríamos  definirla  como  toda  actividad  humana  que  tiene  como  objetivo  el apoyar  y  trabajar  para  dirigir correctamente   la  acción  del  Estado - Nación,   en  beneficio  de todos  y  cada  uno  de  sus  miembros  sin  exclusión  alguna;   y  designaría  así   tanto  a  los  fundamentos éticos e  ideológicos  como  a  la   Práctica de  estos  lineamientos,   y  buscando  como  fin la  felicidad   de  todos  los  miembros de ese colectivo  (πόλις).  Como  el  mismo  filósofo  lo  expresó: ”La  felicidad  es  el  supremo  bien”  (Etica  a  Nicomaco).

Posteriormente  en  el  s. I  A.C.  el  jurista  romano  MARCO  TULIO  CICERON  en  sus  obras:  De  Legibus  (disertación  sobre  el  Derecho  Natural,  las  leyes  sagradas  y el  orden estatal),  De  Finibus  Bonorum  et  Malorum  (disertación  sobre  el  Sumo  Bien) y  en  De  Oficiis  (disertación  sobre  los  deberes),  él   reflexionó  sobre  el  concepto del   BIEN  PÜBLICO  o  COSA  PÚBLICA  (Res  Publica,  de  donde  provino  el  concepto  actual  de  República),  el  cual  estaba  inicialmente  en  el  Derecho  Romano  como  el  “conjunto  de  bienes,  que  incluía  los  ríos,  calles  y  edificios  de  uso    disponibles  a  todos  los  ciudadanos”,  y  que  a  partir  de  la  consideración  de  este  notable  jurista  comenzó ir  definiendo  al  Estado, la  administración  pública  la  actividad  política,  diferenciando éstos  de  los  bienes  personales  o  particulares (Res  Privatus).  En   la  última  obra  nombrada   él  señalaba:  “…  es  ciudadano solo  el  varón que  ha  cumplido  con  el  deber de  defender  y  proteger  el  Bien  Público  con  su  coraje  o  con  sus  bienes  materiales  personales…” .   Por  consiguiente  el  ciudadano  (civis)  se  definía  desde  un  principio  exclusivamente  como  el  defensor  del  Bien  Público (res publica),  que  en  la  actualidad se  ubica  dentro del concepto  mas  amplio  de  Bien  Común

Se  podía  apreciar  así  una  evolución  de  concepto  respecto  del expuesto por  Aristóteles,  El Estado (Res  Publica)  y  la  Nación  (Natio)  ya  aparecían  como  entidades  diferentes,  en   cuanto  el  primero  es  el  que   representa  a  la  segunda. Así, para  el  Derecho  Romano  el  fin  último  de  toda  concepción política  y  de  toda  práctica  política  sería  la  construcción  y  defensa   del  Bien  Común,  el  cual  está  adscrito  a  la  Nación  y  administrado  por   los  componentes  de  El  Estado.  Y  además  esta  labor  ya  no  era  una  función  exclusiva  de  los  altos  funcionarios  públicos (Magistratus),  sino  que   en  la  construcción,  desarrollo  y …   defensa  del  Bien  Común    estaban  obligados  a  colaborar  todos  sus  usuarios.  Era   en  otras  palabras  una  obligación  y  una  responsabilidad  de  Todos  Los  Ciudadanos   (o sea todos pasaban a  ser  políticos); e  igualmente  todos  los  ciudadanos  podían  aspirar  a alcanzar  la  función  de  Magistratus  o  de  Cónsul,  por  cuanto   la  función  de  los  ciudadanos  se  efectuaba   bajo  diversos  grados  de  gestión.  Esto es importante  considerarlo ya  que  en  el  momento  presente  y  en  nuestro  país,   el  concepto  de  ciudadano  (y  por  consiguiente   de  político)  define  tanto  al  Primer  Magistrado  Nacional   como  al  señor  taxista,  al  señor  jardinero,  al  señor  bodeguero  o  a  la  señora  conserje  de  un  edificio.


Podemos  preguntarnos,  que  papel  juega  la  práctica  de  la  profesión  del  ingeniero  de  R.N.R  dentro  de  estos  conceptos  expuestos?

Como  profesionales  tenemos  un  lineamiento  moral  de  despegue:  LA  DEFENSA   DEL   ECOSISTEMA.  Sabemos  que  en  toda  la  labor  profesional  en  que  nos  desempeñemos  debemos  aplicar el  conocimiento  de  los  procesos  naturales,  desde  los  que  identifican  a  la  EROSION   GEOLOGICA  hasta  los  PROCESOS  ORGANICOS  INTERNOS  DE  LAS  ESPECIES  VEGETALES  Y  ANIMALES .

Debemos  tener muy en  claro  que  sí  nos  atenemos  a  estos  principios  estaremos   practicando  la  verdadera  política  o  sea   trabajando en  la  construcción  del  BIEN  COMÚN,  y  así  a  largo  o  mediano  plazo  a  la  construcción  de  nuestro  bienestar  y  el de  nuestros  descendientes.


A  objeto  de  concretar  una  guía  de conductas,  que  acciones prácticas  debemos  adelantar  para  cumplir  con  esta  misión?

Recordemos  que  antes  de  ser  buenos  profesionales  debemos  ser ante  todo   BUENOS  CIUDADANOS  (o sí  ustedes  quieren  buenos  políticos).  Para esto  las normas  básicas  de  convivencia  son  fundamentales.  De  ahí  que podemos  exponer  algunas  sugerencias  prácticas  y alertarlos  sobre  algunos  vicios  de  la  práctica  profesional:
  
ü    Primera  Sugerencia:   En general  cualquier  función  que  vayamos  a  cumplir  debe  ir  precedida  de  una  motivación  de  calidad.  Así,  se  debe  escoger  con  decisión  el  área  del  desempeño  por  la  cual  sentimos  mas  interés  en  trabajar,  y  por  esa  vía  continuar  nuestro  mejoramiento  profesional  a  nivel  de  postgrado.  Un  curso    diplomado,  una  maestría  o  un  doctorado serán  exitosos  sí  se  estudian con  el  placer  de  aprender  y  de  formarse. Ahora,  ningún  profesional  está  posibilitado  para  hacer  de  todo,  pero  en  lo  que  hacemos  estamos  obligados  a  desempeñarnos  muy  bien.  Como  dice  el  viejo  adagio  castellano  “Zapatero  a  tus  zapatos”.  DEBEMOS  HACER  MUY  BIEN  LO  POCO  QUE  SABEMOS  HACER.  Con  esto  no  quiero  decir  que  debemos  obsesionarnos  por  competir,  sino  simplemente  que  debemos  concluir   lo  mejor  posible una  labor  profesional  iniciada.  Recordemos  que  cualquier  función  bien  concluida,  no  solo  será  una  referencia  institucional,  sino  también  un  fundamento  a   la  personalidad  de  quien  lo  ha  realizado.
  
ü  Segunda  Sugerencia:  En  cualquier  institución   sea  pública  o  sea  privada donde    vayamos  a  servir,   es  de  suma  importancia   tener  un  conocimiento  claro  de  LOS  LINEAMIENTOS,  LOS   ESTATUTOS  o   LA NORMATIVA  INTERNA, si  es posible  del     MANUAL  DE  PROCEDIMIENTOS  y  de  LOS  FINES  de  su  organización. De  esta  manera  estaremos  debidamente  encuadrados  dentro  de  los  objetivos  que  esta   institución  persigue.  Saber  quienes  son  las  autoridades  inmediatas  que  van  a  supervisar  nuestra  labor     es  de  suma  importancia,  y  recordemos  siempre  que  los  canales  regulares  son  lentos  pero seguros. E  igualmente  conocer  ante  que  instancia  podemos,  llegado  el  caso,    reclamar una  injusticia o  denunciar  una  irregularidad. Solo  con  el  trabajo  organizado  se  construye  una  institución  y  con  esta  el  Bien  Común,  mientras que  con   la  adulación  ésta  se   prostituye (Maquiavelo, El  Principe, Capítulo  XXVIII).
  
ü  Tercera  Sugerencia: Asumamos  nuestra  RESPONSABILIDAD    INDIVIDUAL  como  profesionales.  El  trabajo  compartido  en  equipo  implica  una  clara  identificación  de  los  aportes  de  cada  uno.  Así  es  de  suma  importancia  saber  cual  es  nuestra  área  de  responsabilidad  y  sobre  todo  NO  ESTORBAR  la  función  de  los  demás.  No  pensemos  que  lo  que  nosotros  hacemos  es  mejor  o  peor  que  lo que  hacen  los  demás, simplemente  debemos   hacer   bien  nuestra  función,  sin  poner  mucha  atenciión  en  lo  que  otros  hacenRecordemos  cada  quien  tiene  su  lapso  de  tiempo  y  su  espacio  personal  que  debe  ser  respetado.  Por  otro  lado  sí  hemos  cometido  un  ERROR  en  la  aplicación  de  una  técnica  o  en  la  obtención  de  información  básica,  denunciemos  ese  error  nosotros  mismos asumiendo  nuestra  responsabilidad.  Errar  es  humano,  y  lo  importante  es  tratar  de  corregir  dicha  falta. 
  
ü  Cuarta  Sugerencia:  Debemos  ser  muy  HONESTOS  en  nuestra  labor  profesional. Honestidad  no  solo  implica  respeto  a  los  bienes ajenos  o  a  los  bienes   públicos,  sino  la  correcta  práctica  de  nuestra  profesión;  específicamente  NUNCA  ASUMAMOS  UN  COMPROMISO  PROFESIONAL   SOBRE  EL  CUAL  NO  ESTAMOS  BIEN  CAPACITADOS.  Sí  por  alguna  razón  no  conocemos  bien  un  procedimiento,  o  no  manejamos  bien  un  concepto,  reconozcamos   esta  deficiencia  desde   un  principio.  LA  IGNORANCIA  DE  UNA  CONCEPCION   O  DE  UNA  TECNICA  ES  UNA  CONDICIÓN  NORMAL,  pues  no  podemos  saber  de  todo  y  menos  dentro  de  un  campo  profesional  tan  amplio  como  el  nuestro,  y  además  es  una  condición  que  puede  superarse  con  el  estudio  y  el  adiestramiento  continuo.  Lo  que  sí  es  deplorable  es  la   mal  praxis  de  la  profesión.  Igualmente  JAMÁS  TRABAJEMOS  CON  INFORMACION  BÁSICA   DE  ORIGEN  DESCONOCIDO  O  SIN  ORIGEN  LEGAL.  Los  datos  básicos  a  ser  procesados  en  cualquier  proyecto  deben  ser  obtenidos  de  fuentes  fidedignas  y  confiables,  o  mediante  la  aplicación  de  técnicas  de  campo   realizadas  con  el  debido  rigor.
  
ü  Quinta  Sugerencia:    EVITEMOS  EL  DESARROLLO  DE  PREJUICIOS  en  nuestras  relaciones  laborales;  y  para  esto  debemos alejarnos  de LOS  CHISMES  Y  LA  MURMURACION,  pues  si  ponemos  demasiada  atención  a    este  mal  hábito  podemos  desarrollar  prejuicios,  o  sea  opiniones  sesgadas  sin suficiente  reflexión y/o sin   fundamentos  objetivos    en  nuestro  trato  con  otras  personas.  Tratemos  de  conocer  a  los  compañeros  de  labor  tal  como  las  percibimos  sin   previa  información  parcializada  sobre  ellos,  considerando  lo  positivo  o  lo  negativo  de  cada  quien  según  un  criterio  objetivo.  NO  JUZGUEMOS  A  PERSONAS  Y  A  SITUACIONES  EN  BASE  A   HABLADURÍAS.  Existen  diversos  tipos  de  chismosos  y  murmuradores.  El  chismoso  puede  ser  una  simple  persona  inculta   e  ignorante  que  tiene  hábitos  de  comadre  de  aldea, o  puede  ser  una  persona  inmadura  e  irreflexiva  que  repite   como  un  loro  una  información  sin evaluar  su  contenido  y  sin  tener  una  clara  idea  de  su  impacto  social,  o  un  simple  murmurador  amargado  que  intenta  justificar  su  resentimiento;   pero    el  mas  peligroso  de  todos  es  el  intrigante    quien  es  aquel  que    selecciona  hábilmente    la  información  que  expone,  con   el   fin  de  generar  conflictos interpersonales  y  manipular  a  sus  oyentes,   en  función  de   su  beneficio  personal  egoísta.  En  todo  caso  siempre  recordemos  que  la  principal  diferencia  entre  un  chisme  y  una  denuncia,  es  él  que  esta  última  siempre  se  hace  por  escrito  ante  las  instancias  correspondientes, y  acompañada  de  referencias  y  fundamentos  objetivos.
  
ü  Sexta  Sugerencia:    En  su  desempeño  profesional  y  en  su  vida  pública,  les  invito a que    NO  ACEPTEN  PRESIONES  VERBALES  o  invitaciones  orales  que  no  este  claramente  enmarcada  dentro  de  los  lineamientos  institucionales.  Una  instrucción  verbal  es  aceptable  solamente  sí  está  sustentada  en  una  norma  preestablecida,  en  un  manual  de  procedimientos  o al  menos  en  una  concertación  previamente  aceptada  y  expresada  en  un  acta  o  convenio  firmado.  La  presión  verbal  nunca  debe  ser  confundida  con  la  palabra  empeñada, generada  por  un  pacto  entre  caballeros.  De  no  ser  así,  se  cae  en  un  vicio  típico en  relaciones  inter-personales,  el  abuso  de  confianza,  y  sí esta  práctica  está  dentro  del  proceso  gerencial:  El  abuso  de  autoridad.  De  aquí se  deriva  otro  alerta:  CUIDADO  CON  LO  QUE  FIRMAN.  Recuerden  que  su  firma  es la  expresión  escrita  de  su  personalidad. En  principio  se  debe  firmar  exclusivamente  lo  que  uno  ha  redactado  y  que  como  tal  se  está  consciente  sobre  su  destino  final.  Cuando  se  firma  un documento,  o  la conclusión  de  un  proyecto,  o  una  evaluación  siguiendo  simplemente  una  presión verbal,  el  firmante  pasa  a  ser  el  primer  y  principal  responsable  de  dicho  contenido,  y  sobre  quien  primero  y  casi  exclusivamente  recae  la  sanción en  caso  de  descubrirse  una  irregularidad  en  el  mismo.   
  
ü  Séptima  Sugerencia:   Como   consejo  final  les  expongo, que   en  cualquier  labor  se  debe    cultivar  la  motivación  a    TRABAJAR  COMO  HORMIGAS  Y  NO  COMO  DINOSAURIOS;  recordemos  que  aquellas  aparecieron  hace  aproximadamente  420  millones  de  años (Período  Silúrico)  y  continúan  existiendo  en  el  presente,  mientras  los  segundos    aparecieron  posteriormente  hace  mas  o  menos  290  millones de  años (inicios Período Carbonífero)  y  luego  desaparecieron  hace  unos  60  millones  de años (finales  del  Período  Cretácico),  desapareciendo  igualmente  con  ellos  toda  su  labor, de  modo  que  solo    sabemos  de  su  existencia  por  los  fósiles  que  dejaron.  Los  grandes  saurios marcaron  sin  lugar  a  duda  una  gran  impronta  sobre  la  superficie  terrestre,…  solo mientras  vivieron,  ya  que  solo  conocemos  de su  obra  por  las  huellas  que  dejaron  en  las  rocas.  La de  ellos  fue  una  gestión  muy  dinámica   pero  pasajera;  las  hormigas en  cambio permanecen  activas  en  el  presente  desarrollando  su ligera transformación  del  ambiente. Podemos  así  considerar  que  será  trascendente   nuestra  labor  por  muy  pequeña  que  sea,  siempre  y  cuando  esté  bien  realizada y  en  forma  minuciosa;  lo cual  va  a  apoyar  el  desarrollo  de  cualquier  gran  obra  a  largo  plazo  y  que  va  a  permanecer  en  el  tiempo.  Los  grandes  edificios,  las  fincas  productivas,  las  autopistas,  túneles,  ferrocarriles, las  áreas  de  protección  ambiental    y  los  grandes  viaductos    jamás  se  construyeron    de  un  día  para  otro.


Estimados  colegas,  espero  que  estas  palabras  producto  de  varios  años  de  experiencia  les permita  una  reflexión  positiva  tendiente  a  fortalecer  su  labor  como  ingenieros  y  como ciudadanos.  La  vida  profesional  es  una  continua  suma  de  vivencias   positivas  y  negativas, sí nosotros  las  apreciamos  con  objetividad,    fortaleceremos  las  primeras  e  iremos  controlando  las segundas,  contribuyendo  así  a  fortalecer   nuestro  sentido  común,  concebido  como  la  búsqueda de  una relación armoniosa  entre  nuestras  concepciones  y motivaciones  individuales  y las  de  nuestro entorno  social-institucional,  que  es  lo  que al  final  tiende  a  definir  el  estado  de    madurez.

Recordemos  siempre  que los  hombres  pasan  y   las  instituciones  permanecen,  así pasaremos  a
ser  claros  constructores  del  Bien  Común  y  con  el  paso  del  tiempo   podremos  enorgullecernos  y
disfrutar   de  haber  realizado  una  labor  fecunda*.


* Documento autorizado para su publicación por el Geógrafo Luis E. Rengel-Avilés profesor jubilado de la UNELLEZ Guanare. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...