miércoles, 4 de julio de 2012

Cuidémonos de la presión verbal


CUIDÉMONOS   DE   LA   PRESIÓN  VERBAL.

Luis  E.  Rengel  Avilés.


            A  veces en  nuestros  diálogos  sobre  negocios  y  sobre  servicios  por  realizar,  se  escucha  una  consideración  muy  típica:  “Eso  ya  esta  hablado”.  Mediante  la  cual  se  considera  existe  una  obligación  pendiente  por  cumplir.

            Dentro  de    la sabiduría  de  nuestros  abuelos,  hace  ya  varias  décadas  en  nuestro   mundo  hispanoamericano,  se  manejaba  una  afirmación   de  sumo  interés:  “La  palabra  empeñada  vale  mas  que  un  documento  escrito”.  Según  algunos  historiadores  se  deriva  de  la  afirmación  “Palabra  de   Creyente”,  común  entre  los  caballeros  musulmanes  que  habitaron  la  Península  Ibérica  durante  siete  siglos, y   sin  lugar  a  dudas  se  refiere  a  una  práctica   muy  relacionada  con  el  Honor  Individual.

            Sin  embargo,  también  corresponde  a  una  realidad  histórica,  el  analfabetismo  era  una  condición  social  muy  amplia  en  el  pasado.  Por consiguiente  en  una  región  donde  solo  el  10%  o  menos  de  la  población  estaba  alfabetizada,  o  en una  villa  donde  solo el sacerdote  y  el  escribano  del pueblo  sabían  leer y escribir,  esta  práctica  tenía  la  mejor  razón  para  aplicarse.    Además   una  “palabra  empeñada”   era  siempre  el  producto  de  una  concertación  entre  iguales,  o  sea  solo  se  definía  después  de que un  grupo  de  honorables  caballeros  se  reunían  a  dialogar  libremente  sobre  un  tema  de  interés  común,  a  partir  del  cual  al  final  fijaban  un  compromiso  personal:  El  Pacto  de  Caballeros.  ¡Que  tiempos  los  de  antaño!               

            Por consiguiente  no  se  puede  pretender  que  esta  práctica  pueda  surgir,  y  menos  en  la  actualidad,  de  una  instrucción  verbal.   Una  instrucción  es  un  recurso  mediante  el cual  el  superior  se  dirige  al  subalterno,  de  tal forma  que  se puede  solicitar verbalmente a  la  señora  que  barre  el  piso  o  al  señor  mesonero que  cumplan  su  función.  Pero  sí  se  pretende  adelantar  una  racional  práctica  gerencial  esto  sería  inadmisible,  pues  aquí  solo tiene  cabida  la  instrucción  escrita.

             Además,  toda  instrucción  debe  estar  referida  a  una  norma,  a  un  reglamento,  a  un  Manual  de  Procedimientos,  o  al  menos  a  una  concertación  previamente  aceptada  y  expresada  en  un acta  o   convenio firmado. 

            De  no  ser  así,  se  podría  derivar  hacia  un  vicio  en   procedimientos  gerenciales:  La  Presión  Verbal.  La  cual  sí  se  aplica  en  el  simple  trato  interpersonal  define    un  Abuso  de  Confianza,  pero  sí  se  manifiesta  en  forma  ejecutiva  ya  pasa  a  ser  un  Abuso  de  Autoridad,  lo  cual  afecta  y  empobrece  la  función  de  cualquier  institución.   
           
            Se  debe  estar  alerta  ante  estas  prácticas,  pues la  “palabra  empeñada” no  puede  proceder  de una  presión  verbal;  y  sobre  la  frase  “eso  ya  esta  hablado”  debemos  estar  conciente  de  la  forma  y  manera  como  se  generó,  pues  podría   provenir  de    una  presión  verbal  esbozada.

            El  trato  entre  ciudadanos  requiere  de  un  continuo respeto  mutuo,  de  una  aceptación  de  nuestra  individualidad.  Así  como  no  podemos  juzgar  a  los  demás  en  base  a  chisme  y  murmuración,  tampoco  debemos  practicar  ni  aceptar  presiones  verbales,   pues  todas  estas  son  formas  de   manipulación   que  tienden  a  menoscabar  nuestra     personalidad.

Tomado de Boletín EL  CABALLERO,  Rotary  Santiago de Los Caballeros, Distrito 4380, Mérida, Edo. Mérida.  Vol. 4   No. 1, Julio  2010, Pp.  9.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...